chuck-palahniuk-chapman2Autor entre otros libros de El club de la lucha (Fight Club) que se llevó al cine en 1999 a manos del irreverente David Fincher, Palahniuk es uno de esos escritores que no dejan indiferente a nadie, de los que amas u odias pero que te guste o no te va a generar algún tipo de emoción, hasta el punto de que algunos afirman que sus escritos son tan viscerales y descriptivos que han llegado a hacer que el público se desmaye al escucharlos. Capaz de retratar a la sociedad desde el prisma más esperpéntico de la naturaleza humana sin perder el realismo, con un estilo directo y explícito pero elegante, sin caer en lo escatológico y “fácil” para llamar la atención sin más, cultivando una gramática coherente con la psicología de los personajes que retrata en un mundo que podría ser más cercano de lo que parece, ha sabido hacerse un hueco entre los grandes de la literatura norteamericana a pesar de los recelos que suscitó al principio en su editor con su primera novela Monstruos Invisibles, rechazada para su publicación por ser “demasiado perturbadora”. 

  

Victor Mancini, estudiante de medicina mediocre que trabaja a tiempo parcial haciendo de campesino en un parque temático dedicado a la América colonial del siglo XVIII va de restaurante en restaurante fingiendo que se atraganta para que alguien le salve la vida y se sienta en la obligación moral de cuidar de él durante toda su vida, le pase algo de dinero y pueda correr con los gastos que le supone tener a su madre internada en un hospital. Además de esto, Victor asiste a reuniones de adictos al sexo para reconocer de algún modo su adicción y , de paso, para conocer mujeres de las que posteriormente se pueda beneficiar. Una madre en las últimas incapaz de reconocerlo, un mejor amigo que colecciona piedras, una infancia traumática huyendo de todo. Este es el protagonista que se nos presenta en Asfixia, en mi opinión, una lectura imprescindible al hilo del resto con las que Chuck Palahniuk nos sorprende de vez en cuando. Asfixia (“Choke” es su título original) de la cual ya podemos ver el trailer, se estrenará este año en Estados Unidos en clave de comedia con Sam Rockwell como protagonista y las manos frescas de un director novel, Clark Gregg. Ha pasado por el Festival de cine independiente de Sundance haciéndose con el premio especial del jurado y recibiendo numerosas y positivas críticas. Una comedia ácida y mordaz sobre la realidad humanda más íntima y particular que seguramente llegará a nuestras pantallas el próximo año.

 

Otros títulos con los que juguetean algunas productoras y directores que podrían ver la luz en pocos años son Superviviente, Fantasmas (“Haunted”), Monstruos Invisibles y Rant, historia de un asesino. Superviviente, la segunda novela de Palahniuk, en palabras del propio autor “lleva mucho tiempo en el limbo, a las puertas del cine”. Hace unos años se hablaba de una adpatación a cargo de Jerry Bruckheimer como productor y se barajaban los nombres de Jim Carrey, Kevin Spacey, e incluso Madonna como posibles actores del film. Pero entonces llegó el 11S y estrenar una película donde el protagonista secuestraba un 747 y lo hacía estrellar estaba mal visto. Ahora que se han calmado un poco las aguas vuelve a sonar de nuevo el nombre de Chuck en Los Ángeles y Francis Lawrence (director de Soy leyenda) parece que ha tomado las riendas del proyecto. Esperemos que vaya hacia adelante. De sus otras obras podemos decir según Drew McWeeny, que Koen Mortier va a escribir y dirigir la adpatación al cine de Haunted y el propio Palahniuk ha confirmado en su página web que una productora se ha hecho con los derechos de Rant para una posible adaptación. En cuanto a Monstruos Invisibles, se habla de Jessica Biel como protagonista femenino y nombres como el de  Val Kilmer o Bill Crudup en el papel masculino aunque todavía no hay una confirmación oficial de la persona que estará detrás del proyecto.

 

Al parecer la industria del cine norteamericana ha dado con un buen filón con tirada para fabricar historias y parece que quieren exprimirlo al máximo como hicieron en su día con el mundo Marvel  y las historias de superhéroes. Particularmente espero que los proyectos acaben viendo la luz y se mantenga en la película la esencia de las líneas originales de Chuck, como sucediese con Fight Club.